Pasear por el Boquerón del Estena es hacer un viaje en el tiempo de 470 millones de años en la era paleozoica, cuando la Península Ibérica estaba sumergida bajo un mar poco profundo y rebosante de vida. Los trilobites, animales con un caparazón duro parecidos a los cangrejos actuales, dominaban los ambientes costeros. La ausencia de vegetación en el continente favorecía una erosión intensa que alimentaba las plataformas marinas, por entonces muy extensas y casi planas, con gran cantidad de sedimentos.
El recorrido permite descubrir algunos aspectos de la sedimentación y tambien huellas de animales de aquella época fosilizadas en la arena.

La ruta transcurre por los márgenes del río Estena, que se encuentral en magnífico estado de conservación, disfrutarás de vegetación típica mediterránea (con encinas, alcornoques, quejigos, jaras, etc), de vegetación asociada a las riberas de los ríos (fresnos, sauces, etc), de árboles de carácter norteño como el tejo o el abedul, de curiosas formas geológicas originadas por la erosión y de huellas de las épocas en las que esta zona estaba cubierta por el mar, hace más de 400 millones de años, como las de un gusano marino gigante. Está considerado un Lugar de Interés Geológico (Geosite).
Red de Parques Nacionales
Descaga este folleto para realizar la ruta autoguiada. También puedes conseguirlo en los distintos museos y centros de visitantes.

Datos prácticos:
Ruta a pie, libre, guiada o autoguiada
Longitud: 6,5 Kms (Ida y vuelta)
Duración: 2,5 Horas
Desnivel: 20 Metros
Dificultad: Baja (recomendado calzado adecuado y agua)
Ubicación: Navas de Estena
Para realizar la ruta guiada y gratuita contactar con el Parque Nacional para confirmar horario y disponibilidad. 926 78 32 97